Skip to content
Limpieza en casa
LAVADORAS DOMESTICAS: ¿Que tipo elegir ?

  Carga frontal

Ventajas: Permite instalar una secadora encima. Puede empotrarse entre los muebles de cocina y servir como mesa de trabajo. Algunas lavadoras están provistas de un tablero superior desmontable. Las diferentes operaciones de lavado pueden verse a través del cristal de la puerta.

Inconvenientes: No hay en tamaño pequeño. Es incómoda si le cuesta a usted agacharse.

  Carga superior

Ventajas: En general son estrechas (de 40 a 80 cm.) y pueden instalarse fácilmente en cocinas pequeñas. Evita tener que inclinarse para llenar o vaciar la lavadora. Menos accesible para los niños.

Inconvenientes: Carga de ropa inferior en casi todos los modelos. No puede colocarse bajo una superficie de trabajo. No se ve la ropa durante el lavado porque el tambor está totalmente cerrado.

Consejos para lavar en lavadoras domésticas

Nada más sencillo que poner en marcha una lavadora. Basta con leer atentamente el modo de empleo que figura en las instrucciones del fabricante y oprimir ciertos botones. Sin embargo, controle siempre cuidadosamente el peso de la ropa que va a lavar si no desea que la máquina se averíe por sobrecarga.

La lavadora no se debe cargar por debajo de un 60 o 65% de la capacidad total, ya que el lavado se produce porque el peso de la ropa hace que ésta ruede, caiga y se golpee como consecuencia del giro del tambor y si la ropa pesa poco, el lavado es imperfecto, perjudicando por añadidura los cojinetes del tambor de la lavadora especialmente al centrifugar, ya que se provocan desequilibrios de la ropa por mal repartimiento.

Las novedades textiles inquietan siempre. ¿Se pueden poner en la lavadora todos los tejidos? ¿Cómo los encontraremos al final del lavado?

Las lavadoras actuales lavan cualquier tejido, pero en caso de mezcla o cuando una fibra es compuesta, siempre sufre la parte más delicada, tanto en el lavado como en el planchado.
 

Tejidos lavables

Cómo prevenir los problemas del lavado de ropa:

La mayoría de los problemas del lavado de ropa proviene de la mala limpieza, de
las telas dañadas, la falta de eliminación de manchas y/o de los residuos de pelusa y mugre.

Usted puede evitar muchos de estos problemas si:

  1. Vacía todos los bolsillos y sube todas las cremalleras, abrocha los ganchos y los botones.
  2. Divide la ropa en montones parecidos según el color, la hechura, el tipo de tela, la textura de la superficie y la cantidad de suciedad.
  3. Trata de antemano las manchas.
  4. Mide la cantidad de detergente que se recomienda en el envase del detergente para el lavado de ropa.
  5. No sobrecarga la lavadora ni la secadora.
  6. Escoge la temperatura más caliente para lavar que se recomienda en la etiqueta de instrucciones de la prenda de vestir.
  7. Utiliza el ciclo correcto para lavar y secar según la tela.
  8. No usa blanqueador de cloro en prendas de vestir de seda, lana, spandex ni en prendas que destiñen.
  9. Saca la ropa inmediatamente de la secadora y no seque la ropa más de lo debido. No someta la ropa a altas temperaturas, siempre es mejor alargar los tiempos de secado.
  10. Limpie con regularidad todos los filtros de la lavadora y la secadora.
Cómo quitar las manchas

Algunas manchas necesitan un trato especial. Primero, lea la etiqueta de la prenda (para saber sobre las instrucciones que recomienda el fabricante de la prenda). Lleve las prendas de vestir que requieran de lavado en seco a tintorerías profesionales.

Siga estas pautas para las prendas de vestir lavables:

  Sepa de qué es la mancha. Si no sabe, intente averiguar el tipo de mancha de acuerdo con el lugar donde está. Por ejemplo, las manchas de comida por lo general están enfrente cerca del cuello o en los puños de las camisas; las manchas de lodo y tierra aparecen en los puños de las camisas y en los bajos de los pantalones. Revise si la prenda destiñe.

Los productos empleados en los pretratamientos pueden cambiar el color de la prenda. Antes de aplicar un tratamiento, haga la prueba en un lugar escondido de la prenda de vestir. Aplique el pretratamiento, enjuague y fíjese si cambió el color. Recuerde: las telas son más oscuras cuando están mojadas. A veces, un pequeño cambio de color no se ve hasta que la tela se ha secado. Si no hay ningún cambio, el pretratamiento puede usarse sin peligro.

Con el tiempo, la mugre puede acumularse en algunas telas, especialmente en las de poliéster. De hecho, un producto de pretratamiento puede limpiar un área más de lo debido, y puede dejar una mancha parecida a la de un blanqueador. Por lo general, esto se puede arreglar pretratando la prenda completa con un quitamanchas o un remojo, y lavándola de nuevo con detergente.

Trate la mancha rápidamente. El transcurso del tiempo y la exposición al calor hacen más difícil quitar las manchas. Trate la prenda de vestir por dentro o por atrás de la mancha para forzarla hacia fuera, en lugar de hacer que se penetre en la tela. No restriegue. Lave y planche la prenda completa después de tratarla.

Productos para el lavado de ropa

  • Los jabones son detergentes suaves que vienen en gránulos, que se usan para prendas delicadas y levemente sucias, o en pastilla, que se usan para tratar de antemano la mugre pesada y las manchas fuertes antes de lavar. No restriegue muy fuerte con la pastilla.
  • Los detergentes, que vienen muy fuertes, suaves y en fórmulas combinadas, limpian una gran variedad de suciedad. Los detergentes granulados se usan en todas las telas lavables. Los líquidos funcionan en suciedad grasosa. Los detergentes combinados contienen detergente y suavizante o blanqueador que no destiñe.
  • Los blanqueadores son agentes limpiadores fuertes. Siga las instrucciones en el envase. Use blanqueador con cloro en las telas que no destiñen; es más eficaz si se añade después de 5 ó 6 minutos de haber empezado el ciclo de lavado de la máquina. Es mejor si lo diluye para evitar que el blanqueador concentrado salpique sobre la ropa (por ejemplo, mezcle 1/2 taza de blanqueador con 2 tazas de agua, luego échelo a la máquina). Añada blanqueador con oxígeno al agua con detergente antes de meter la ropa. El blanqueador con oxígeno funciona mejor en el agua caliente.
  • Los refuerzos para detergentes mejoran los resultados de limpieza de los detergentes.
  • El remojo en enzimas contiene una variedad de ingredientes que ayudan a quitar manchas y mugre.
  • Los suavizantes de ropa suavizan y esponjan las telas. También, reducen las arrugas y el tiempo de secado. Hay suavizantes para el enjuague, que deben diluirse y echarse al lavado en el último enjuague. Hay toallitas suavizantes que contienen los mismos ingredientes y tienen el mismo efecto que los suavizantes líquidos, pero deben ponerse en la secadora fría para evitar manchas grasosas.

Pretratamientos

Pre-trate las manchas rápidamente y repita la aplicación si la mancha no se quita. A veces, hay que tratar las manchas muchas veces. Nunca seque una prenda manchada en la secadora porque podría llegar a ser imposible quitar la mancha. Hay varios tipos de quitamanchas para usar antes del lavado:

  • Líquido y aerosol. Aplíquelos sobre la prenda mojada. Pre-trate la mancha y espere entre 1 y 3 minutos, luego lave la prenda. Si deja estos productos en la prenda más tiempo de lo que se recomienda puede causar cambio o pérdida de color si los tintes de la tela no son estables.
  • Gel. Aplíquelo tan pronto como pueda para ayudar a evitar que las manchas se asienten. No deje los geles de pretratamiento en prendas de colores fuertes o fluorescentes más de unos minutos antes del lavado. Puede que pierdan el color.
  • Pastilla de jabón. Precaución al frotar sobre prendas de colores oscuros y/o poco sólidos. No frotar enérgicamente.
 

No más manchas

A todos alguna vez nos ha pasado: estamos comiendo y sin darnos cuenta…¡una mancha en nuestra ropa! Las manchas son un problema muy común que nos afecta a todos.

Para eliminar las manchas tome en cuenta los siguientes consejos :

  • Se debe actuar rápido y evitar que la mancha se seque.
  • Depende del tipo de fibra que esté manchada.
  • Si la prenda puede lavarse, normalmente la mancha puede quitarse localmente con un paño mojado con agua caliente. (Esto no es válido para aceite o grasa).
  • Para las prendas que no se pueden lavar, debe limpiarse o absorberse al máximo la mancha con un paño absorbente. Posteriormente deberá enviarse al tintorero o limpieza en seco.
  • No dejar secar las manchas de sustancias acuosas (frutas, vinos, tomate). Limpiar previamente con agua caliente jabonosa y luego blanquear localmente con cuidado. Aclarar bien y lavar con temperatura antes de que se seque.
  • Las prendas con manchas de sangre hay que aclararlas previamente con agua fría o tibia y lavarlas luego en agua entre 60 a 90 grados centígrados. (Si el tejido lo permite).
  • Después de poner la ropa en agua, aquella debe aclararse bien y lavarse enseguida entre 60 a 95 grados centígrados, de acuerdo con las instrucciones de conservación, para evitar que amarillee y que se dañe el tejido.
  • La lana, húmeda o mojada, puede infiltrarse si se frota o agita enérgicamente.
  • Los quitamanchas pueden dañar las telas con base en fibras químicas.
  • Se recomienda hacer siempre la prueba para comprobar que el tratamiento no deteriora el tejido.
  • La aplicación local se hace con un paño húmedo poniendo otro paño absorbente debajo del tejido presionando repetidas veces.

Un buen lavado no depende sólo del detergente. Según el tipo de ropa y lo sucia que esté, tenemos que elegir bien entre los distintos tipos de detergente, la temperatura y el tipo de lavado adecuado para cada prenda, respetando las etiquetas e identificando el tipo de mancha.

Tener siempre en cuenta que el lavado correcto es una correlación de los 4 factores que intervienen: ACCION QUIMICA + ACCION MECANICA + TEMPERATURA + TIEMPO

PRINCIPALES NORMAS A SEGUIR ANTES DE LAVAR

  • El uso de poco detergente puede suponer malos resultados de limpieza.
  • Sobredosificar el detergente, puede dejar residuos en el aclarado, no es económico, produce exceso de espuma y no mejora la calidad del lavado, además de no respetar el medio ambiente.
  • Es importante saber si vive en una zona de agua dura, media o blanda, ya que esto determina la dosificación del detergente.
  • Escoja el ciclo adecuado según el tipo de ropa.
  • Secar la ropa directa al sol apelmaza las prendas.
  • No haga " pruebas" para quitar las manchas más resistentes, utilice quitamanchas específicos o llévelas a la tintorería.
  • Utilice un suavizante para proteger las fibras de sus tejidos, consiguiendo aumentar la vida de sus prendas y facilitando el planchado.
  • Para lavar prendas vaqueras, jeans, que se decoloran de forma natural, lavarlos por separado o con prendas de semejante color. Lavarlos siempre del revés.
  • La sobrecarga de la lavadora puede producir un lavado deficiente, dañar su ropa, y formar arrugas permanentes en las prendas sintéticas.
  • El tambor debe estar casi lleno, en la mayoría de los tejidos. Excepto cuando se trate de lanas que se puedan lavar en lavadora, considerándose dos o tres prendas una carga completa.

Primeros "auxilios" ante una mancha

  • Si la sustancia es sólida, quítela con una espátula.
  • Si le ha caído un producto ácido, ponga la prenda bajo el grifo. Después, pase una esponja empapada en agua fría con amoniaco o bicarbonato sódico.
  • Ante una mancha de grasa aplique detergente líquido y frote; después lave la prenda con agua muy caliente.
  • Si se le ha derramado zumo de fruta o vino, eche sal para que absorba la sustancia. Si se trata de otros líquidos, séquelos con papel absorbente o límpielos con un trapo. Después, ponga la prenda a remojo en agua fría.
  • Si cae líquido sobre una prenda no lavable, use arcilla absorbente o polvos de talco para secarlos. Después limpie la mancha.

Cómo utilizar solventes (alcohol, aguarrás, acetona, etc.) y quitamanchas

  • Use cantidades pequeñas.
  • Hágalo cerca de una ventana abierta y lejos del fuego.
  • Haga una prueba para ver si destiñe.
  • No mezcle solventes.
  • Coloque un pañuelo de papel bajo la mancha para absorber la humedad y el solvente.
  • Empape un trapo en el producto y frote la mancha con movimientos circulares, desde el exterior de la mancha hacia dentro.
  • Aclare abundantemente y lave si la prenda lo permite. Si no, airéela bien o seque los restos con un secador de pelo, utilizando el mismo movimiento circular que para aplicarlo.
 

Contactar

Déjanos tu nombre y e-mail para mantenerte informado.
Nombre:
E-Mail:
Código postal:

Guía tintorerías