Skip to content
Desmanchantes
Existen en el mercado una serie de productos específicos para aplicar a manchas concretas y que son fabricados por diversas empresas, en este caso nos referimos únicamente a productos genéricos fácilmente encontrables en cualquier domicilio.

desmanchantes   Acetona: Elimina manchas de barniz, pintura fresca, alquitrán, cera, betún y grasa en general. Hacer prueba antes de utilizarlo. Suele dejar cerco. NO utilizar sobre acetatos o rayón ya que los destruye sin forma de recuperación..

Agua Oxigenada: Decolorante eficaz ante manchas difíciles como la sangre y las manchas amarillentas de los tejidos blancos. Verificar que no haya perdido sus propiedades burbujeantes ya que si es así su eficacia habría desaparecido por completo.

Aguarrás: Elimina manchas de pintura, barniz, alquitrán y betún. Tóxico, por lo que debe utilizarse en espacios aireados.

Alcohol: Para quitar los restos de pintalabios, rotulador, musgo, fruta, café, té y hierba.
Tendremos que rodear la mancha con polvos de talco y empaparla en alcohol por el derecho y el revés. Se usa rebajado con agua, tres de alcohol por una de agua.
No utilizar en tejidos sintéticos ya que puede romper las fibras.
Alcohol de quemar : Manchas de bolígrafo o rotulador, incluso sobre tejidos sintéticos. NO utilizar sobre acetatos. Hacer prueba de decoloración.

Amoniaco: Disuelto en agua, y/o con la ayuda de un detergente neutro, elimina manchas proteicas y grasas. Mezclado con jabón es una buena opción para los cuellos y puños de las camisas. La mezcla podrían ser: para medio litro de agua, 100 cc. de amoniaco y un tapón de detergente líquido neutro. Esta mezcla se puede aplicar con un cepillo de plástico o con un spray.
Para quitar las manchas de grasa de las tapicerías, frota con una solución de tres partes de amoniaco y una de agua.
No utilizar puro. Consigue eliminar manchas antiguas de sudor y sangre.

Bicarbonato: Para la eliminación de las manchas amarillas que aparecen en los manteles blancos, se disuelven tres cucharadas de bicarbonato en un litro de agua caliente, se deja en remojo media hora y se aclara. Mezclado en seco con detergente de lavadora y talco, ayuda a la limpieza de las tapicerías y absorbe las manchas de grasa.
Elimina olores.

Decolorantes, blanqueantes, oxidantes: Importante: emplear siempre diluidos. Intentar evitarlos en lo posible ya que su acción prolongada afectan a la resistencia de los tejidos.
La lejía, si fuese necesario su utilización, debe emplearse diluida en agua fría, con la prenda ya limpia. no más de 10 minutos y aclarando muy bien después.

Disolventes (percloroetileno, tricloroetileno, etc.): Ideales para eliminar las manchas de grasa, pintura, cera, etc. .Hay que tener especial cuidado en que no quede cerco (es buena opción ayudarse de un paño para que evapore todo por igual o espolvorear polvos talco y cepillar cuando esté seco).
Hay productos comerciales en spray.
Tóxico: se ha de utilizar con precaución.

Lejía: Es una mezcla de hipoclorito y cloruro de sodio. Es el desinfectante, desodorizador y decolorante más eficaz y barato que ofrece el mercado. Gran blanqueador en tejidos naturales (algodón y lino). Elimina restos de manchas en textiles de colores resistentes. No utilizar en tejidos de origen animal (lana o seda). Emplear diluida en agua.

Limón (jugo): Por su riqueza en ácido cítrico, elimina las manchas de oxido en tejidos, suelos de cerámica y sanitarios. Blanquea las manchas amarillas y las de tinta.

Pastilla de jabón: La pastilla de jabón es normalmente jabón puro, neutro, que siempre va bien tener en el lavadero. Con é podemos eliminar muchas manchas de comida, orgánicas, de grasa, etc. frotando un poquito. Es importante que la prenda se pueda lavar y que el color sea sólido.

Sal de cocina: Reaviva la ropa de color, impide que se destiña y fija el color. Absorbe manchas de vino en ropa blanca y hay que eliminarla con agua fría antes de lavar la prenda.
También absorbe manchas de sangre en ropa blanca, debiendo en estos casos sumergir la prenda en agua fría en la que habremos echado un puñado de sal fina.
Blanquea los visillos si se dejan sumergidos una hora en agua y sal.

Talco: Absorbe manchas de grasa. En el caso de manchas grasientas, echar polvos de talco de inmediato y dejar que absorba todo el líquido. Cuando el polvillo pierde su textura característica y queda apelmazado, es el momento de sacudirlo con un cepillo.

Vinagre: Caliente, abrillanta los sanitarios y quita el verdín de los metales, reaviva el color de los textiles y evita que la ropa destiña. Es bueno para la limpieza de madera y terrazo. Un chorrito de vinagre en los aclarados de la ropa de color o al menos en el último aclarado mantiene más vivos los colores. También se puede utilizar para los desteñidos, colocando en un barreño la prenda desteñida con agua fría, vinagre y hielos.
Para eliminar manchas de taninos (por ejemplo vino tinto o café) utilizarlo junto con un detergente neutro. Si las manchas son en un mantel, tener en cuenta que no haya otra manchas de tipo proteico ya que éstas quedarían fijadas por el ácido.
Mulle la lana si se aplica vinagre en el aclarado y elimina el olor a moho en la ropa guardada mucho tiempo.
Sobre manchas de óxido, éste desaparecerá.

Un quitamanchas hecho en casa: Es conveniente eliminar las manchas importantes antes de realizar la colada, para ello facilitamos la receta de un quitamanchas casero que se prepara mezclando agua fría y vinagre a partes iguales, y puede añadírsele unas gotas de aceites esenciales de hierbas aromáticas de lavanda, pino, romero..., que aportan un agradable olor. Se coloca la mezcla en un recipiente con pulverizador, y se aplica sobre la mancha, dejando la ropa en remojo con agua fría. Sólo hay que frotar si la mancha es difícil o poco reciente.
Para manchas de sangre, té o frutas se emplea la misma receta, pero sustituyendo el vinagre por carbonato sódico que se encuentra en las buenas droguerías. El bicarbonato también sirve, pero no es tan eficaz.
 

Contactar

Déjanos tu nombre y e-mail para mantenerte informado.
Nombre:
E-Mail:
Código postal:

Guía tintorerías